lunes, julio 18

Diccionario para amantes

PRESTIGIO DEL AMOR. La proliferación de manuales de autoayuda sentimental genera una confusión que bien vale aclarar. Lo que sigue es un ejercicio de racionalidad para rescatar la necesaria dosis de cordura en vísperas del Día del Amor y la Amistad

David Hidalgo Vega

Para comprender el amor hay que leer a tres filósofos, un poeta, cuatro psicólogos, un investigador de cosas insólitas, un antropólogo y un autor de betsellers. Lo triste es que quizá uno termine más confundido. Empiece por estas definiciones.

AMOR. (1): Estado psíquico indefinible, entre la angustia y delirio, que mueve a los actos humanos más insólitos. Según el "Diccionario del diablo", de Ambrose Bierce: "La locura de creer demasiado en otro antes de conocer algo de uno mismo". Se trata de una suerte de inconsciencia feliz, según el filósofo pesimista francés Émile Michel Cioran: "Los creyentes, los enamorados no perciben más que un rostro de sus deidades, de sus ídolos, de sus maestros. El ferviente permanece ineluctablemente en la ingenuidad. ¿Hay sentimiento puro donde la mezcla de gracia e imbecilidad no se traicione, y admiración beata sin eclipse de la inteligencia?". La cursilería tiene aquí su virus desencadenante. En ciertos casos, por fortuna, el amor propicia estados elevados de belleza. El mejor regalo que un hombre puede recibir de una mujer es el libro "Prestigio del amor", antología del poeta César Moro, la prueba de que las emociones pueden encarnar en palabras. De Moro puede citarse genialidades como: "Puedo pronunciar tu nombre hasta perder el conocimiento" o "Te quiero con tu gran crueldad porque apareces en medio de mi sueño". Y nadie lo tachará de cursi. (2): Hay un igualitarismo del sentimiento: "El amor es individualista y solo puede ser real y sensualmente vivido, padecido, cantado cuando el amante se despoja de convencionales dignidades y se reconoce uno, único, frente al otro, también irrepetible", dice el filósofo español Fernando Savater. El problema empieza cuando uno de los amantes tiene más de una personalidad, como Clark Kent, cuyo "comportamiento esquizoide" -según el estudioso Román Gubern- lo lleva a desear desesperadamente a Luisa Lane cuando tiene los anteojos puestos, pero la desdeña cuando va de Supermán.

CELOS. Las psicólogas de la Nueva Escuela Lacaniana de Lima rescatan la tesis de Freud acerca de los celos como una proyección masculina de la propia infidelidad. "El hombre neurótico piensa que su mujer es infiel porque él mismo es consciente de que puede serlo", explica la psicoanalista María Hortensia Cárdenas. En el hombre paranoico, por su parte, los celos son un reflejo de la propia homosexualidad: puede sentir inquietud por causa de un hombre a quien su mujer ni siquiera ha mirado. En ese caso, el deseo censurado nació de sí mismo. Los celos femeninos, en cambio, son la reacción a la falta de atención del varón. "El que una mujer se arregle para una cita es un homenaje al hombre y espera ser retribuida con el homenaje de la atención. Si el hombre se muestra indiferente, la mujer se sentirá desplazada y por lo tanto herida". Según Bierce, todo rapto de celos constituye una "pasión que precede a una rendición". Que lo diga Matilde Pinchi Pinchi, cuyos celos de Montesinos con Jaqueline Beltrán la llevaron a entregar el video que desmoronó al régimen fujimontesinista. El ejemplo más extremo es el de la famosa espía francesa Mata Hari, quien se casó con un soldado holandés que la maltrató y engañó hasta la náusea. Por despecho bailó hasta enloquecer a muchos hombres, a quienes ofrecía su compañía a 7.500 dólares la noche, pero sin amor. Luego se hizo espía.

INFIDELIDAD: Terapia automedicada contra la monogamia. En ocasiones es un ejercicio de funcionalidad social. El escritor Toño Angulo la ha descrito así en referencia a las preferencias amatorias de Montesinos: "Al menos deberían ser dos: una esposa con quien tener hijos y formar una familia para mostrar en las reuniones oficiales, y otra intercambiable para el goce de la cama y la exhibición de los amigos". La infidelidad de una mujer "pone al hombre en conflicto respecto a su honor, su hombría, por la aparente incapacidad de satisfacer a su pareja", dice la psicoanalista Marita Haman. Los partidarios de la poligamia citan a Desmond Morris, el autor de "El mono desnudo". Los que reivindican la fidelidad a una sola persona prefieren leer a Walter Riso, el autor de "Ama y no sufras". Hasta ahora no hay una fórmula precisa para superar una infidelidad de la pareja, aunque muchos se consuelan esperando que pase el tiempo. Herbert Marcuse -un filósofo alemán abolicionista de las represiones sociales- ya puso el parche: "Las heridas que se curan con el tiempo son también las heridas que contienen el veneno".

AMISTAD. (1): Período de felicidad compartida hasta que llega el amor. Según Ambrose Bierce, la amistad es una "embarcación capaz de llevar a dos personas si hace buen tiempo, pero solamente a una si el tiempo es malo" (dicho sea de paso, hay quien ve en esta una definición perfecta para el matrimonio). (2): El Instituto Gestalt de Lima tiene identificada, entre las relaciones más perversas, la de los llamados "amigos cariñosos". "Esta relación, también llamada 'amistad con derecho a roce', siempre incluye un riesgo porque tarde o temprano uno de los dos empieza a sentir más que el otro y si no es correspondido puede salir lastimado", refiere el psicoterapeuta Manuel Saravia. Este tipo de amistad suele durar entre tres y treinta meses, con posibles intermitencias. Según Saravia, el 10% de los casos que llegan a la consulta de este instituto corresponden a la mencionada categoría. "Dependiendo de cada pareja, pueden pasar de ser amigos cariñosos a una relación adulta", dice el especialista. (3): Sigue Bierce: "Amigo: Investigador bajo cuyo microscopio vivimos, nos movemos y existimos". Otra definición que calza para el concepto de "esposa" o "esposo".

MATRIMONIO: (1): El contrato social más satirizado del mundo. Según el "Diccionario del diablo": "Estado o situación de una comunidad integrada por un amo, una ama y dos esclavos, que suman en total dos personas". Una mujer escribió a la revista "Playboy" que su matrimonio había mejorado desde que ella y su marido practicaban el amor libre. La respuesta de la revista fue: "No creemos que la solución para la monotonía matrimonial descrita en la carta pueda funcionar en la mayoría de los casos, pero la experiencia de esta pareja es una excelente ilustración de que cada matrimonio constituye una relación única entre individuos únicos". (2): Medida de la riqueza personal en ciertas culturas o períodos históricos. Irving Wallace establece un ránking insólito de las cinco personas que más veces se casaron: a) El Rey Mogut de Siam (9 mil esposas); b) El Rey Salomón del Antiguo Testamento (700 esposas); c) La reina Kahena de los berberiscos (400 maridos); d) Augusto El Poderoso de Sajonia (365 esposas); e) Teresa Vaugham de Inglaterra (61 maridos). La democracia ha reducido la poligamia: sale demasiado cara.

SEXO: (1): Megalomanía del amor, según César Moro. La psicoanalista Marita Haman explica que el goce sexual "es percibido como la experiencia más próxima a la felicidad, pero al mismo tiempo la más evanescente". El deseo sexual implica una sensación de angustia que no se sabe cómo satisfacer y para la cual cada individuo encuentra una respuesta. Haman explica que las mujeres de ahora son tan desinhibidas como los hombres, pero todavía no pueden separar del todo el sexo del amor. Y ya se sabe que casi toda infidelidad implica un juego sexual. "Parece que hoy todo vale, hay un cinismo y un desencanto de lo simbólico que estaba representado por la autoridad de los gobernantes, los padres, instituciones como el matrimonio. Se piensa que esto trae la felicidad, pero al final tenemos a muchas mujeres pensando que no hay hombres ideales y a muchos hombres que no encuentran a la mujer perfecta", señala la psicoanalista María Hortensia Cárdenas. (2): Delirio serpentino y antropófago, a juzgar por el poema de Moro: "Estoy libre de deseo. Vivo al interior de él y siendo él ya no sufro de él. Ya no es múltiple en los fines, si polifacético en el deseo. Ya no vivo sino en el deseo". (3): En el libro "La filosofía Playboy", Hugh Hefner, fundador del imperio del desnudismo, dice que el sexo es más que una fuente de placer físico y emocional: "ofrece un medio de comunicación íntimo entre los seres humanos y un modo de establecer identificación personal dentro de una relación y dentro de la sociedad en su conjunto. Y es cuando el sexo sirve a estos otros fines -además o separado y aparte de la reproducción- cuando se eleva sobre el nivel animal (...) y se vuelve más humano". Hay que decir que Hefner podía pasarse días dirigiendo su imperio sin levantarse de la cama.

1 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Y... a usted le regalaron "PRESTIGIO DEL AMOR"???
Debe sentirse dichoso si lo recibió de manos de su amada y no del vendedor de la librería.

Ingenioso manual, el suyo, aunque, si así es el amor, prefiero quedarme conmigo mismo y amarme hasta el final.
Será, este compendio una disculpa para evadir y/o no corresponder el amor que alguien, alguna vez, le brindó???

Me hubiera gustado encontrar, en su texto, algo sobre el 'DESAPEGO' que es la forma correcta de amar...

diego_fabricio06@yahoo.com

14 de enero de 2006, 00:44  

Publicar un comentario

<< Home